en

NYT ya hizo su peritaje y ya declaró a su culpable.

Sobre el artículo del NYT donde adelantan culpables y causas del accidente de la L12, quisiera ahondar lo siguiente:

Un análisis “muy serio” de la catástrofe de la L12 que omita hablar de Miguel A. Mancera;  o que inicia con una historia desgarradora donde primero crean una narrativa de desastre para luego señalar sin pudor todas las miradas hacia Ebrard, no puede ser una investigación muy seria y parece ser más bien hecho por encargo.

Al vox pópuli no parece importarle mucho el hecho de que a Ebrard esté de difícil a imposible imputarle cargos penales, que son los que verdaderamente podrían definir al “verdadero culpable” de esta catástrofe ya que tiene certificaciones que avalan la calidad y funcionamiento de la obra sin las cuales él no podría haber dado el banderazo.

No veo a un jurado penal declarando culpable a Ebrard por “presionar mucho” lo cual parece ser el caso en su contra. Hay una tendencia natural de todos los gobiernos de todos los países y hasta de cualquier empresa privada en hacer las cosas lo más rápido y económicamente posible y eso no es un delito por si mismo.

El mismo artículo del NYT narra el momento en que “el jefe” llegaba a supervisar la obra (la obra de infraestructura más grande del sexenio). Eso describe más el papel de Ebrard y no el de identificar deficiencias estructurales, de cálculo etc…

Es de todos sabido que el proyecto lo decide y comisiona Ebrard, pero realmente se diseña y ejecuta por un órgano independiente y colegiado de verdaderos expertos que valoran las opciones, toman las principales decisiones que hacen del proyecto seguro o inseguro. Ellos acompañan cada paso del diseño y ejecución y en último momento Ebrard requiere el voto de la certificadora de organismos internacionales que dan el SI a la obra. Se sabe mucho de sus deficiencias, pero eso tiene en parte que ver con que esta es probablemente la obra más escudriñada de la historia hasta que llegó Amlo con sus nuevos proyectos sexenales. Se le ha escarbado por todos los ángulos y los inmiscuidos han concedido ante los medios toda clase de acusaciones cruzadas, no siempre consistentes con sus declaraciones ante la ley.

Todo parece indicar y según el peritaje del NYT, considerándolo como incuestionable por ser una revista “gringa”, que el error lleva el sello de lo hecho en México. Un error muy simple y a la vez muy grave y que tiene que ver con la soldadura y un aparente acto de ignorancia del encargado de dicha función al no retirar las protecciones cerámicas ni tampoco hacer un trabajo pulcro (como harían en USA después de cientos de accidentes y muertos que han tenido en sus líneas ferroviarias a lo largo de su historia).

Toda la parafernalia de rumores y falsedades que circundan el artículo desde la historia inicial que busca generar lástima hasta el desarrollo donde se entrega al culpable, no legal pero si mediático del asunto, me parece una burda difamación al estilo de cualquier pasquín nacional.

NYT ya hizo su peritaje y ya declaró a su culpable.

No quiero ser mal pensado, pero alomejor este va a ser el tren con el que golpeen y descarrilen a Ebrard o a Sheinbaum o a los dos de ser posible al ser los candidatos naturales más fuertes a la presidencia. En el fondo podremos ver que ninguno de los dos es directamente culpable, pero para fines políticos no importa tanto.

Todo accidente tiene verdaderos culpables y que no suelen ser los que buscamos ni estar definido por el partido que nos convenga.

Pongamos dos ejemplos:

EPN promete en campaña e inaugura un tramo carretero a Cuernavaca. Sufre de un colapso y se hace un socavón. Se pierden vidas, muchas menos afortunadamente pero se pedía la cabeza del director SCT, el verdadero encargado de la obra. Decir que EPN fué el culpable, pues es muy relativo y forzado. Y si llega el ingeniero o la constructora y argumenta “esque me presionaron mucho” pues no va a poder librar responsabilidades tan fácil.

Ejemplo 2:

Apenitas se cumplieron 10 años de la tragedia del ABC. Un programa de gobierno que por su naturaleza ponía en riesgo indirecto la vida de muchos bebés.

Entre los posibles riesgos, el tener bebés en un espacio inadecuado y avalado bajo corrupción sería un riesgo para las criaturas y fué exactamente lo que pasó.

Lo malo que le pasó a la prima de la hoy “electa” diputada Margarita Zavala. Y digo lo malo porque gracias a eso hoy a 10 años de la tragedia no hay nadie en prisión por el “accidente”; pero aunque nos encantaría que Calderón fuera el culpable, va de difícil a imposible que resulte culpable de dicha catástrofe.

La dueña del Colegio Rebsamen en CDMX junto con el DRO que aprobó la obra serán sentenciados y de hecho ella ya cumple una condena de 31 años. En el caso ABC sin embargo, seguimos esperando a ver si ahora si se ve justicia por una catástrofe que cobró la vida de el doble de víctimas que la del metro (50 perdieron la vida y otros 100 sobrevivieron la mayoría con su cuerpo severamente quemado); angelitos que cuando los trataban de sacar de las llamas, se les resbalaban por que su pielecita se les despegaba, había que sacarlos envueltos en trapos. La gente estrellaba su camioneta contra la pared para tratar de abrir un boquete en una bodega de hacienda que albergaba una guardería en condiciones de casi clandestinidad y sin las salidas de emergencia requeridas… así la imagen de desesperación del momento… narro con detalles para aludir a la misma estrategia vil del artículo del NYT. (por cierto que nadie financió a los padres de las víctimas del ABC para ir a demandar a la corte de NY, extraño…)

En resumen, debemos lamentar profundamente los errores y los daños que estos causan, pero más allá del oportunismo político que una tragedia puede brindar, lo fundamental para aprender del error es saber qué pasó realmente.

En ese sentido, de lo que realmente pasó, Ebrard tiene mucho que decir sobre varias afirmaciones que hace esta editorial del NYT. Habrá que ver quién dice la verdad.

Adjunto su respuesta en la siguiente liga. Es bastante curioso cómo refuta todas las imprecisiones que dan base a el artículo del NYT, cero riguroso y muy mal intencionado: https://drive.google.com/file/d/1-u3Bb2nznrrxqVLgBBCKox0iGgCwACeR/view

Reporte

¿Qué piensas del artículo?

Escrito por Iván Rivera

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estaba yo con ustedes…

Terminal de carga Pantaco/Vallejo, CDMX.